Mitos y realidades sobre la incontinencia urinaria

  • Reconozcámoslo: la incontinencia urinaria sigue siendo un tema tabú. El reconocimiento de la enfermedad no es fácil, y es por ello que siempre han existido mitos sobre la patología. Para desterrar estas leyendas nos hemos decidido a comentar algunas de los más comunes.


    Se dice que la incontinencia urinaria es propia de la tercera edad. Si bien es cierto que a medida que envejecemos aumenta su incidencia, no es el único condicionante para que se produzca. La incontinencia puede sobrevenirnos tras un parto, una intervención quirúrgica e incluso por malos hábitos urinarios. Por ejemplo, el no acudir al baño cuando tenemos la necesidad de orinar puede fomentar la incontinencia. Se debilita la musculatura, en realidad, si este proceso se repite de forma reiterada en el tiempo, y puede desembocar a la larga en problemas para iniciar la micción o incluso en pérdidas leves.


    Otro mito muy extendido es el que dice que beber menos líquido previene la incontinencia. De nuevo, esta afirmación no es correcta, puesto que de hecho, beber poco líquido provoca que la orina se vuelva más concentrada provocando irritación en la vejiga y, en consecuencia, una mayor frecuencia de las visitas al baño. Una buena hidratación es fundamental.


    Pero los mitos no acaban aquí. Se suele dar por sentado que la incontinencia urinaria sólo afecta a las mujeres, pero es algo que afecta a ambos sexos. En los hombres puede suceder por el debilitamiento natural de los músculos que rodean la uretra. Pero, sobre todo, está relacionada con problemas de próstata, aunque puede aparecer tras cirugías.

  • Que la incontinencia urinaria no tiene solución es otra de las afirmaciones que se suelen realizar en falso. Existen métodos para paliar y minimizar sus efectos, como tratamientos médicos (ya sea a través de medicamentos o cirugías) o mediante algo más tradicional como la fisioterapia del suelo pélvico. También moderar ciertos alimentos de nuestra dieta habitual como las bebidas excitantes, el alcohol, el chocolate, el picante, etc., pueden ayudarnos a mejorar en este sentido. En cualquier caso, la valoración debe realizarla siempre un especialista.


    Ante el desconocimiento, se cree que los productos de higiene femenina sirven también para las pérdidas de orina.De nuevo incierto, porque no están diseñados ni pensados para contener la cantidad de líquido que supone una micción. La velocidad de salida de la orina es mucho más veloz que en la menstruación y el líquido puede filtrarse rápidamente. Los productos de incontinencia están diseñados específicamente para contener grandes cantidades de líquidos y están fabricados con materiales que, además de absorber rápidamente, retienen los fluidos y tienen capacidades antibacterianas.


    El tabú de la incontinencia lleva a creer en muchas ocasiones que imposibilita las relaciones sexuales, pero no es un problema físico, sino mental. Aquí el problema afecta a cualquier rango de edad, ya que la pérdida se puede dar durante la relación - por la presión que se ejerce sobre la vejiga- o al finalizar debido a los espasmos incontrolados que se producen en la misma. Pero las pérdidas no imposibilitan en absoluto el tener una buena salud sexual.


    En cualquier caso, te recomendamos que consultes con tu médico para que te oriente y te ayude a encontrar la mejor solución.


    Fuente:


    - Fuente 1

 > Atrás

Buscador de productos

Soy una mujer.

Testimonios

  • Verónica, 38
    Verónica, 38
    Mi nombre es Verónica, tengo 38 años y soy madre de dos niños. Recientemente he ...  > Más info
  • María, 65
    Maria, 65
    Me llamo María, tengo 65 años y soy profesora de bailes de salón jubilada. Siempre he ...  > Más info
  • Gema, 34
    Gema, 34
    Me llamo Gema, tengo 34 años y descubrí los productos de ID poco después de tener a mi bebé...  > Más info

Quizás también le interese:

  • iD Light
    iD Light

    Compresas para ligeras pérdidas de orina  > Más info

  • iD Pants
    iD Pants

    Ropa interior absorbente para incontinencia moderada a fuerte  > Más info