Cómo relajar a tus pacientes: pequeños consejos que te ayudarán en tu día a día

  • ¿Quién no se ha encontrado en alguna ocasión con un paciente que antes de una intervención, una prueba un poco más compleja de lo habitual, o incluso en su estancia en el hospital de día, está más nervioso que de costumbre? Nuestros pacientes se enfrentan a situaciones de estrés variadas, lo que les hace estar ansiosos antes, durante, y después del procedimiento.


  • La ansiedad que causa este nerviosismo antes de una cirugía puede provocar síntomas desagradables y estrés. Los síntomas típicos incluyen taquicardia, arritmias, náuseas, dificultad para respirar y problemas para dormir. Estos síntomas relacionados con la ansiedad pueden ser particularmente preocupantes para las personas que tienen dolor debido a una afección cardíaca. La ansiedad puede empeorar el dolor, así como hacer que sea más difícil lidiar con el dolor. Es muy importante que nuestros pacientes estén relajados para asegurar su completa recuperación sin que para ellos suponga pasar por algo traumático.

  • Hay muchas cosas que puedes hacer para ayudar a que tus pacientes estén más tranquilos y relajados antes de una operación. Estos son algunos consejos:


    - Mantenles informados sobre el procedimiento: es más probable que se sientan a gusto con la operación si tienen toda la información necesaria sobre el preoperatorio, qué pueden esperar después de la intervención, qué pueden necesitar… Ayúdales a entender qué cambios va a experimentar su cuerpo.

    - Escúchales: toma en serio sus necesidades y aborda sus preguntas e inquietudes. Las técnicas de escucha activa, como hacer preguntas abiertas, interesarse por sus vidas o controlar sus sentimientos, pueden ser un salvavidas vital para alguien que sufre de ansiedad. Habla con ellos con frecuencia y bríndales un lugar para expresar sus cuestiones.

    - Enséñales algunas técnicas de relajación y respiración: algo tan sencillo como parar un minuto, cerrar los ojos y respirar profundamente puede serles de mucha ayuda. Los programas de meditación no sólo son recomendables para personas que sufren ansiedad, y es algo que pueden practicar con un familiar.

    - Anímales a escuchar música: en un estudio de la revista Acta Anaesthesiologica Scandinavica se ha demostrado que las personas que escuchaban música relajante justo antes de la cirugía estaban más relajadas que aquellas que optaron por medicamentos para calmar sus nervios.

  • Y recuerda, tu comportamiento puede tener un profundo efecto en el bienestar emocional de un paciente, por lo que mantenerte tranquila y serena puede relajarlos a su vez. Tú también puedes utilizar técnicas de relajación para ayudarles a sobrellevar la ansiedad.


    ¡Gracias por ayudarnos a cuidar!

 > Atrás

Buscador de productos

Soy un/a cuidador/a.

Testimonios

  • Elisa, 48
    Elisa, 48
    Hola, me llamo Elisabeth, vivo con mi madre de 72 años en un adosado de dos habitaciones en una ...  > Más info
  • María, 41
    María, 41
    Me llamo Mary, soy madre de una niña de 15 años que padece acidosis tubular renal desde que tenía 5...  > Más info
  • Ana y Alberto, 50
    Ana y Alberto, 50
    Hola, soy Anne, un ama de casa de 50 años. Vivo con mi padre, que enviudó hace unos años...  > Más info

Quizás también le interese: