Uso de absorbentes para la incontinencia

  • ¿Qué son los absorbentes para la incontinencia?

    Los absorbentes para la incontinencia están especialmente diseñados para absorber y contener la orina y/o las heces. Cuentan con una capa de adquisición que favorece el paso rápido de la orina al núcleo interno del absorbente, y que permite la dispersión de los fluidos en este. El núcleo normalmente contiene un polvo súper absorbente que atrapa el fluido formando una especie de gel. Esto mantiene la piel del usuario seca. A menudo se recomiendan los productos desechables con polvo súper absorbente frente a los que no lo llevan, ya que reducen la humedad de la piel y, en consecuencia, disminuyen el riesgo de dermatitis y problemas cutáneos.

      Los absorbentes para la incontinencia también disponen de un sistema de control del olor que actúa de dos formas:
    1. Ayuda a evitar la formación de amoniaco y olores
    2. Ayuda a mantener un pH sano

    Los productos absorbentes se encuentran disponibles en una gran variedad de diseños, tamaños y absorciones que se adaptan a todo tipo de incontinencias, de la más leve a la más grave. Si tiene dudas sobre el nivel de absorción que necesita una persona concreta, se recomienda probar primero los productos más pequeños para la incontinencia leve, e ir aumentando el tamaño y la absorción en función de las necesidades. El uso de productos con un nivel de absorción insuficiente o excesivo puede incrementar el riesgo de irritaciones de la piel.

    Productos para la incontinencia leve

    Las compresas anatómicas pequeñas están ideadas para la incontinencia de esfuerzo o leve. Cuentan con una amplia tira adhesiva, y se llevan con la ropa interior habitual. Véase iD Light

    Existen productos que están especialmente diseñados para la incontinencia urinaria leve masculina. Puede que los hombres prefieran estos productos frente a otros, como las compresas, que les pueden parecer “femeninos”: Véase iD For Men

    Productos para la incontinencia moderada a grave

    Productos como los absorbentes anatómicos y los elásticos que nos permiten gestionar casos de incontinencia moderada a grave. Las compresas, absorbentes anatómicos y mallas deben ser la primera opción, ya que ofrecen comodidad, protección y discreción. Se recomienda utilizar las compresas anatómicas con mallas reutilizables del tamaño correcto. Esta garantizará que la compresa se ajuste bien al cuerpo y se mantenga en su sitio, evitando así los escapes de orina. Véase iD Light

    Los productos elásticos únicamente deben utilizarse cuando exista una necesidad clínica clara (por ejemplo, incontinencia grave de una persona inmóvil). El contorno de la cintura determinará el tamaño de la malla de sujeción en el caso de productos anatómicos, y el contorno de la cadera deberá tenerse en cuenta para determinar el tamaño de los productos elásticos. El uso de una compresa/absorbente de un tamaño inadecuado hará que la absorción sea deficiente, provocará escapes e irritaciones de la piel, y será incómodo para el paciente. Véase iD Slip

    La ropa interior absorbente es un producto cómodo y discreto que se puede llevar en lugar de la ropa interior normal.
    Este tipo de producto está indicado para personas con incontinencia urinaria moderada y problemas de destreza manual que les impiden cerrar o usar productos con otros diseños. También son adecuados para las personas con demencia, y dado que se asemejan a la ropa interior normal, puede que les resulte más fácil aceptarlos como productos para la incontinencia. Véase iD Pants

    Ajuste

    Es muy importante que los absorbentes para la incontinencia se ajusten correctamente, ya que esto puede ser determinante para su eficacia.
    Para saber si los absorbentes están correctamente colocados, hemos grabado unas breves demostraciones que ilustran la mejor forma de ajustarlos y de asegurarse de que la persona a su cargo se encuentre cómoda.

    Eliminación de los absorbentes para la incontinencia usados

    El mejor modo de desechar los absorbentes usados consiste en ir depositándolos en una bolsa pequeña o específica para pañales, y eliminarlos con la basura doméstica orgánica. No los tire nunca por el inodoro.

  • ¿Le preocupa que la gente lo note?

    Puede que a la persona que cuida le preocupe que los demás se den cuenta de que lleva un absorbente o que su incontinencia provoque un olor desagradable. No obstante, esto no suele ocurrir. El resto de la gente no percibirá el pequeño bulto del absorbente simplemente porque no lo va a buscar. De hecho, la mayoría de las personas están tan absortas en su propio mundo que no se dan cuenta de nada.
    En general, la incontinencia urinaria no tiene por qué provocar problemas de olor, sobre todo si se cambian los absorbentes y la ropa interior con regularidad. Obviamente, puede que la incontinencia fecal sea más problemática, pero con la protección adecuada, una buena higiene personal y el frecuente cambio del absorbente tras la pérdida, se pueden evitar muchos problemas.

  • Cuidado de la piel

      Si no la cuida, la piel de la persona a su cargo se puede dañar. Para mantenerla en buen estado, siga estos principios básicos:
    • Evite utilizar jabones fuertes para lavar las zonas delicadas, ya que estos pueden secar la piel.
    • Utilice un jabón, producto de higiene o toallitas con un pH equilibrado y agentes hidratantes. Si utiliza jabón, aclare bien la piel después.
    • No frote la piel, ya que esto puede dañar su capa superficial. En su lugar, limpie mediante toques ligeros. Si la piel se encuentra en buen estado, no utilice ninguna crema, pero si empieza a irritarse, consulte a un profesional sanitario.

    Si aplica alguna crema que le haya sido prescrita, siga las instrucciones con atención. El polvo de talco y algunas cremas de barrera pueden hacer que los absorbentes no funcionen de forma adecuada, ya que bloquean los poros de su capa superior. Esto impide la absorción de los fluidos. Si el absorbente no llega a proporcionar esa sensación de "seco", puede que no resulte cómodo.

      Lo que se debe hacer
    • Utilice siempre los absorbentes más adecuados para las necesidades de la persona a su cargo, y asegúrese de que se colocan correctamente.
    • Consulte si nota que la piel está húmeda al cambiar el absorbente.
    • Consulte a un profesional sanitario si la persona a su cargo tiene eczemas o psoriasis, o es propensa a otras dolencias que afectan a su piel.
    • Observe el estado de la piel cuando use los absorbentes para la incontinencia y consulte a un profesional sanitario si nota algún cambio (si se pone roja, se irrita o se agrieta).
    • Lávese las manos antes y después de cambiar el absorbente.

      Lo que no se debe hacer
    • Aplicar pomadas o cremas sin la prescripción de un profesional sanitario.
    • Usar polvo de talco en las zonas sensibles, ya que puede provocar una fricción que dañe la piel y afecte a la eficacia del absorbente.
    • Llevar más de un absorbente a la vez.

 > Atrás

Buscador de productos

Soy un/a cuidador/a.

Testimonios

  • Elisa, 48
    Elisa, 48
    Hola, me llamo Elisabeth, vivo con mi madre de 72 años en un adosado de dos habitaciones en una ...  > Más info
  • María, 41
    María, 41
    Me llamo Mary, soy madre de una niña de 15 años que padece acidosis tubular renal desde que tenía 5...  > Más info
  • Ana y Alberto, 50
    Ana y Alberto, 50
    Hola, soy Anne, un ama de casa de 50 años. Vivo con mi padre, que enviudó hace unos años...  > Más info

Quizás también le interese: