El sistema intestinal

  • Si tiene a su cargo a alguien con incontinencia fecal, puede resultarle útil poseer un conocimiento básico del funcionamiento del sistema digestivo. Esto le ayudará cuando hable con profesionales sanitarios.
    El sistema digestivo está compuesto por el estómago, el intestino delgado y el intestino grueso. Los alimentos normalmente tardan entre 24 y 72 horas en recorrer el sistema digestivo.
    La digestión se produce en la boca, el estómago y el intestino delgado, donde los alimentos pasan al torrente sanguíneo. El exceso de agua sobrante es reabsorbido por el organismo a través del intestino grueso, y el resto de los residuos, denominados heces, se expulsan a través del ano cuando se defeca.

    Funcionamiento normal de los intestinos

    Los alimentos pasan del estómago al intestino delgado antes de seguir su recorrido por el sistema digestivo hasta el intestino grueso. El intestino delgado absorbe los nutrientes y buena parte del líquido de los alimentos. El intestino grueso va desde el intestino delgado hasta el recto y el ano, y su función consiste en almacenar, procesar y deshacerse de los residuos (así como absorber los nutrientes y el agua que puedan quedar). Los millones de bacterias que habitan el intestino, tanto "buenas" como "malas", son de vital importancia para este proceso. A pesar de que el recto puede almacenar residuos, la mayor parte del tiempo está vacío. Estos residuos se expulsan a través del ano.
    Una vez que los intestinos han hecho su trabajo y han absorbido los nutrientes de los alimentos, los residuos atraviesan el recto, que se estira informando al cerebro de que los intestinos están llenos y deben ser vaciados. Cuando están tonificados, los músculos del suelo pélvico y el ano mantienen este último cerrado hasta que llega el momento de ir al baño.
    Cuando necesitamos ir al baño, el cerebro ordena a los músculos anales que se relajen a través de los nervios. Cuando los músculos se relajan, el ano se abre y el recto se vacía.

  • Un sistema intestinal sano

      La persona a su cargo puede tomar algunas medidas para mantener sus intestinos en buen estado. Estas incluyen:
    • Llevar una dieta sana y equilibrada
    • Hacer ejercicio con regularidad
    • Llevar un estilo de vida saludable en general

    ¿Qué se debe comer?

      Una dieta equilibrada es la mejor forma de evitar que la persona a su cargo sufra problemas intestinales y de mantener sano su sistema digestivo. Debe intentar:
    • Que desayune cereales integrales o gachas de avena con un puñado de frutos secos, semillas o algo de fruta, si es posible.
    • Que haga comidas pequeñas a intervalos regulares.
    • Que consuma pan integral o con granos de trigo malteado en lugar de pan blanco.
    • Que lleve una dieta equilibrada y muy variada. Debe tomar alimentos ricos en fibra, como la fruta, las verduras y los carbohidratos a base de féculas. También se recomienda un consumo moderado de carne magra, pescado, huevos y alternativas proteínicas, además de leche y productos lácteos.
    • La ingesta de frutas, verduras y cereales integrales se asocia a la reducción del riesgo de padecer determinados cánceres, incluidos los del sistema digestivo. Estos alimentos tienen un alto contenido en fibra, antioxidantes y otros nutrientes protectores. Beber una cantidad de líquido suficiente es igual de importante que tomar el tipo de alimentos adecuado. Se recomienda que los adultos beban como mínimo entre 1,5 y 2 litros (6-8 vasos) de líquido al día. Esta cantidad debe aumentarse cuando hace calor o si se hace ejercicio. La orina debe ser de color amarillo claro; si es oscura, probablemente está bebiendo poco.
    • Siempre se debe masticar bien la comida y deshacer cada bocado en trozos pequeños. Esto contribuye a liberar las enzimas que ayudan a la digestión, optimizando el procesamiento de la comida y la extracción de todas sus propiedades beneficiosas.

      Qué se debe evitar
    • Vigile que la ingesta de fibra no sea excesiva, ya que esto puede ocasionar movimientos intestinales sueltos que son difíciles de controlar.
    • Limite la ingesta de alcohol. Las mujeres no deben beber más de 2 - 3 unidades al día, y los hombres 3 - 4.
    • Limite el consumo de azúcar y alimentos grasos. Si la persona a su cargo tiene hambre y quiere un tentempié, intente que tome frutos secos o una pieza de fruta.
    • Trate de evitar que tome comidas pesadas o muy grasas antes de dormir.

  • Ejercicio intestinal regular

    La persona a su cargo puede mejorar su control intestinal ejercitando los músculos anales con regularidad. Esto ayuda fortalecer dichos músculos, mejorando su función de sostén. A su vez, esto mejorará su control intestinal y reducirá o acabará con los escapes de gases o heces. A igual que ocurre con el resto de los músculos del cuerpo, cuanto más se ejerciten, más fuertes se harán los esfínteres.

    Cómo hacer los ejercicios

    Inicialmente es importante que aprenda a hacer los ejercicios correctamente. Después deberá comprobar de vez en cuando que sigue realizándolos bien.

    Cómo hacer los ejercicios

      Al principio, probablemente tendrá que ayudar a la persona a su cargo con estos ejercicios. No obstante, si es posible, poco después deberá intentar que los haga sola. En posición sentada, debe seguir estos pasos:
    1. Imagine que está intentado contener una ventosidad: apriete el músculo que rodea el ano y note cómo se eleva. Debe sentir la tensión de la piel que rodea el ano y cómo tira de ella hacia arriba, alejándola del asiento.
    2. Ahora imagine que orina: tense los músculos que rodean la abertura como para cortar el flujo.
    3. Pídale que intente llevar a cabo los pasos 1 y 2 al mismo tiempo. Tense el músculo alrededor del ano y trate de llevar la contracción hacia delante, hasta la abertura de la uretra: imagine la tensión y elevación que esto producirá. Debe mantener la tensión unos momentos y después relajar todos los músculos antes de volver a intentarlo.

    Nota: Si tensa mucho solo podrá mantener los músculos en ese estado unos segundos, ya que estos se cansan enseguida. Eso no será útil a largo plazo. Debe ejercer una tensión suave: sentirá que los músculos pueden aguantar así mucho más que con la tensión máxima. Esto si le ayudará a controlar la necesidad en lo que llega al baño.

      Compruebe que no:
    • Aprieta las nalgas
    • Contiene la respiración durante demasiado tiempo
    • Aprieta los músculos abdominales

    Si ocurre algo de esto, no está haciendo los ejercicios bien.

      Consejos de ayuda para los ejercicios
    1. Al principio puede ser una buena idea reservar un tiempo concreto para estos ejercicios y concentrarse en su correcta realización. El tiempo que dedique a esto en esta etapa, le compensará más tarde.
    2. Intente que la persona de la que cuida adquiera la costumbre de hacer los ejercicios al tiempo que realiza alguna actividad cotidiana, como leer, o cada vez que coge el teléfono.
    3. Debe utilizar los músculos cuando lo necesite (por ejemplo, si siente ganas de ir al baño y está a punto de sufrir una pérdida). Recuerde que una tensión leve que se pueda mantener más tiempo mejorará poco a poco su control.
    4. Vigile su peso, ya que el sobrepeso ejerce una presión adicional sobre los músculos.
    5. Aunque las cosas mejoren, debe seguir haciendo los ejercicios varias veces cada día para asegurarse de que el problema no vuelva.

    Ejercicios de suelo pélvico

    Los ejercicios de suelo pélvico son importantes para la persona de la que cuida, ya que pueden ayudarle a fortalecer dichos músculos, y esto a su vez mejorará el control intestinal. A igual que ocurre con el resto de los músculos del cuerpo, cuanto más se utilice y ejercite el suelo pélvico, más fuerte se hará.
    Más información ...

 > Atrás

Buscador de productos

Soy un/a cuidador/a.

Testimonios

  • Elisa, 48
    Elisa, 48
    Hola, me llamo Elisabeth, vivo con mi madre de 72 años en un adosado de dos habitaciones en una ...  > Más info
  • María, 41
    María, 41
    Me llamo Mary, soy madre de una niña de 15 años que padece acidosis tubular renal desde que tenía 5...  > Más info
  • Ana y Alberto, 50
    Ana y Alberto, 50
    Hola, soy Anne, un ama de casa de 50 años. Vivo con mi padre, que enviudó hace unos años...  > Más info

Quizás también le interese: